MÉXICO Y LA DIABETES MELLITUS TIPO 2

+Por: Jennifer Aguilera

México es uno de los tres países de la región de las Américas con la prevalencia más alta de diabetes mellitus tipo 2 (DM2). De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018, en el país hay 8.6 millones de adultos con diabetes y tres de cada cuatro personas mayores de 20 años presentan sobrepeso u obesidad. Esto significa que 10.3% de la población la padece, cifra mayor al 9.2% que había en 2012.

Actualmente, las instituciones médicas enfrentan el desafío de brindar atención médica a los pacientes con DM2 que no logran control con distintos esquemas antidiabéticos. Sin embargo, es importante que quienes viven con esta enfermedad puedan lograr objetivos de control más allá de la glucosa y con ello puedan tener una mejor calidad de vida. Por ello, en el marco de las sesiones científicas virtuales de la Asociación Americana de Diabetes (ADA, American Diabetes Association), Diego Espinoza Peralta, Endocrinólogo adscrito en ISSSTESON (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores de Sonora) en colaboración con otros especialistas, presentó un póster como trabajo académico.

En este póster se expuso un estudio de evaluación retrospectiva de los patrones de tratamiento en un entorno de la vida real con dapagliflozina o inhibidores de DPP-4 como terapia complementaria en pacientes mexicanos con DM2 no controlados con la terapia previa, el cual tuvo un seguimiento de 76 semanas[4].

En los resultados se observó que los pacientes mexicanos con diabetes mellitus tipo 2 que utilizaron dapagliflozina mantuvieron de forma significativa un control a largo plazo en los niveles de hemoglobina glicosilada (HbA1c), peso y presión arterial en comparación con los inhibidores de la dipeptidil peptidasa (DPP-4), y más pacientes lograron los objetivos de control glucémico por hemoglobina glucosilada a 76 semanas.

Asimismo, en el contexto del congreso, se presentaron sub-análisis de los estudios DAPA-HF y DECLARE-TIMI58, información que contribuye a resaltar el perfil de seguridad cardio-renal de Dapagliflozina, así como los resultados de una encuesta realizada a más de 1,600 médicos en 18 países que examinaron los enfoques de atención primaria y la inercia clínica en el tratamiento de pacientes con DM2.

Además, en México una de las complicaciones más importantes de la diabetes es la enfermedad renal crónica (ERC), cuyas etiologías principales son la diabetes mellitus tipo 2 seguida de la hipertensión arterial sistémica, responsables del 52.7% y 34.4% de los casos, respectivamente. En menor medida, las glomerulopatías crónicas, enfermedad poliquística renal, defectos congénitos y otras causas son responsables de la enfermedad.

En el país aproximadamente 98% de las personas con enfermedad renal crónica secundaria a diabetes se encuentran en etapas 1 a 3. Sin embargo, existen pocas alternativas de tratamiento para evitar que la enfermedad progrese a estados más avanzados en los que la calidad de vida disminuye y el costo del tratamiento aumenta.

Elige la divisa
USD Dólar de los Estados Unidos (US)
es_MXSpanish
× Escríbenos